Cómo afecta el frío al cabello SG Centros Capilares

El invierno es una época en la que el cabello se resiente bastante. Igual que la piel, lo notamos más seco, quebradizo y sin brillo.

El frío tiene un efecto constrictor de los capilares por lo que el riego sanguíneo que trasporta los nutrientes no llega tan fluido a la raíz del cabello. Como consecuencia, su crecimiento es algo menor y su “salud” empeora.

Las glándulas sebáceas trabajan de forma más lenta y producen menos cantidad de grasa por lo que el cabello está mucho más seco; esto, junto con la mayor humedad ambiental, produce también el desagradable encrespamiento.

La calefacción, los cambios bruscos de temperatura y el uso más frecuente de secadores y planchas, contribuyen también a la sequedad por lo que podemos notar picor e irritación del cuero cabelludo y aumento de la caspa.

La sequedad también hace que el cabello ser rompa con mayor facilidad, las puntas se abran y que pierda brillo

Especial precaución hay que tener si acudimos a la nieve ya que la radiación solar es extrema por el reflejo en la nieve.

En general, estos son los efectos que podemos notar en nuestro cabello con el frío:

  • Deshidratación
  • Mayor encrespamiento
  • Aumento de la caspa y de las dermatitis
  • Irritación del cuero cabelludo
  • Cabello más quebradizo
  • Crecimiento más lento
  • Menos brillo

Para contrarrestar estos efectos, te aconsejamos:

  • Nutrir el cabello con un extra de hidratación.
  • Utilizar productos de lavado adecuados a nuestro tipo de cabello que no irriten el cuero cabelludo, como los de nuestra línea SG Centros Capilares
  • Si está muy seco y quebradizo, utilizar serum.
  • Lavarlo con agua templada y evitar el uso de secador y, en caso de utilizarlo, hacerlo con temperaturas no muy altas.
  • Usar gorros para proteger el cabello de las bajas temperaturas.
  • Cuando estemos en la nieve no olvidar el protector solar.
  • Realizar tratamientos como masajes capilares que activan la circulación y facilitan la absorción de vitaminas, el ozono, activa también la circulación del cuero cabelludo y el láser que estimula el crecimiento, entre otros beneficios.
  • Cuidar nuestra alimentación incluyendo alimentos ricos en vitaminas C, E y F, zinc, hierro y ácidos grasos Omega 3 que podemos encontrar en alimentos como aceite de oliva virgen extra, aguacate, frutos secos, legumbres, verduras, cereales integrales, huevos, lácteos, pescados azules, cítricos…

Consúltanos sobre nuestros productos de tratamiento de formulación exclusiva y nuestros tratamientos y no dudes en pedir una cita. El diagnóstico capilar es gratuito.